domingo, febrero 08, 2009

+† Dulce †+

El dulce aroma embriagando la noche cálida cuando la luna renace en su ciclo...escucho tus gritos agudos claramente, ¿porque la desesperacion?...si pequeña mortal, tan insignificante...tan siempre tu, creyendo llegar aun mas lejos... un orgullo disfrazado de inocencia...

no puedo describir cuanto suelo amar esa mirada tuya...tan llena de temor, entregándose a su instinto para escapar, sin lograrlo...tu sangre derramandose de un solo intento...tus palabras vacías no logran conmover al ser que ahora te tiene prisionera...tu piel enfriándose...perdiendo ese color rosado por tu entrega el miedo...¿me darás todo aquello de tan fácil manera?¿dejaras que disfrute de tus temores y odio?

Cuan simple resultan los mortales...el temor como parte de su fin, mi pequeña mortal...susurra a mis oídos tus palabras vacías dejame susurrarte su real significado...cuan fría estas ahora...tus ojos me ruegan clemencia cuando tus labios solo tiemblan observandome...¿no lo entiendes? y no hay tiempo para que lo entiendas...

que puede sentir una mortal...que parte de sus propias palabras entiende completamente. Mortal..mortal...con su corta existencia cuantos errores suelen cometer...y el tuyo redujo tu existencia aun mas...no pequeña, no puedo escuchar el vacío que pronuncias lentamente...no puedo sentir tus puños en mi marmolea piel...

juramentos?..promesas?..que son ellas si no las deseas dar tu...tu miedo me susurra y mi crueldad sonrie divertida ante ella...no es suficiente ese miedo y ese temblar...tu piel tan suave ahora bañada en tu propia vida...ese liquido que hiere mis sentidos...los atrae aun mas a ti...

deslizandome tiernamente...acercandome...riendo ante tus insulsos intentos de alejarme...no eres lo que amo de una presa pequeña, esa debilidad absurda...no soy el demonio que vino a castigar...no soy el angel que brindara justicia a tus pecados...

Sueña...pequeña mortal...ruega por tu vida a quien desees en esta prision...antes que ese liquido preciado se lleve la poca vida que aun te quedas...pero sonrie ...me quedare tocando un requiem en tu honor...me quedare a observar lo poco que ha quedado de ti...

La dulce muerte siempre misericordiosa...no dudara en llegar a ti, ella puede con quienes tienen esa oportunidad...la dulce dama que nunca llegara a conocerme...